Climategate

Climategate, el “A-B-C” de la Polémica Climática

Published On 2010/02/11 | By Dan | feature

Lo que motivó mi  curiosidad sobre el tema: 5 de Junio de 2009, en el programa Espiral de Canal Once.

Con voz afónica y hospitalaria, después de darle la bienvenida a su panel de invitados, Ricardo Raphael, en tono de complicidad, “lanza” una primera pregunta, “más bien de abogado del diablo“, dejando así muy en claro su parcialidad sobre el tema y lo indefendible e irracional de la postura que, “como abogado del diablo“, estaba por representar: [continúa...]

sol1

“Hasta hace muy pocos años… había muchos especialistas…, muchos políticos…, muchas empresas…, diciendo que no era una “verdad científica”, como decía el reportaje hace un momento, esto del… “cambio climático”, en realidad… era un invento… de algunos interesados… y que se necesitaban muchas más “pruebas…” reales…  para asumir… pues que la temperatura del planeta está incrementándose por la emisión de gases de efecto invernadero… Les pregunto: ¿Ya llegamos… TOOODOS al acuerdo de que es una verdad científica, o todavía hay detractores… de este tema?”

Más que esperando una respuesta, su pregunta pereció estar dirigida a preparar la mesa para que alguno de sus invitados se sirviera y acabara con el argumento a placer. Digo, cuando el anfitrión de un programa de discusión te da a entender que se identifica totalmente con la postura que tú representas, y no sólo él, si no que todos los panelistas tienen ideas afines a las tuyas, pues con toda confianza puedes alardear y predicarle al coro.

Y así, desde el manchón de tiro penal, con la portería abierta, sin marca y sin portero, Alejandro Calvillo, un “agitador de conciencias” se tiró a matar:

No sé… A mí me gustaría… señalar un poco…. el origen de esa divergencia a nivel internacional… o donde fue más fuerte, que es en los Estados Unidos… En los Estados Unidos hubo, incluso a nivel cultural… como tú lo comentabas antes de iniciar el programa, una visión de que el cambio climático era un invento… en muchos momentos se dijo que era una estrategia de la Unión Europea para golpear la economía de los Estados Unidos… hubo mucho de esto…

Luego nos platica una anécdota con tono de revelación, acerca de cómo Bush padre se negó a ir a la cumbre de Río de Janeiro en 1992, supuestamente con el infantil argumento de que no iban a controlar el derecho que tienen los estadounidenses de usar sus automóviles particulares, y que a partir de esto, y con argumentos “de este nivel…”, “surge una coalición global del clima, una unión de organizaciones petroleras, que después apoyó a un grupo de científicos escépticos…

Sutilmente Alejandro Calvillo, un “agitador de conciencias” nos introduce al supuesto meollo de la polémica: pinta una imagen en la que los Estados Unidos y las empresas petroleras, por algunos oscuros intereses…, inventan una negación a la realidad y nos presenta al enemigo: el “grupo de científicos escépticos“, los detractores a los que hace referencia Ricardo Raphael en su pregunta inicial, a quienes, según Alejandro Calvillo, los medios de comunicación “dan mucha cabida“, insinuando una especie de campaña de propaganda enfocada a decir que “el cambio climático no estaba ahí“.

Después de sacudirnos con estas verdades tan sombrías, Alejandro Calvillo termina con una declaración de Fe:

Pero yo creo que independientemente de que haya algunas voces… el Panel Intercontinental de Cambio Climático, que es el mayor esfuerzo científico de la humanidad hasta el momento, ¿no…? que reúne entre 2000 y 3000 expertos en clima de todo el mundo… ha llegado a estas conclusiones… y en cada informe lo que dice es que las evidencias son cada vez mayores, y que si no actuamos esto va a ser irreversible…

Después toma la palabra otro panelista, complementando lo apuntado por Alejandro Calvillo, y así, uno tras otro, anfitrión e invitados, recitan el credo del culto al Calentamiento Global Antropogénico (CGA), y no podía faltar adular a su profeta, otro “agitador de conciencias” el valiente y travieso Al Gore, te alabamos señor.

Hasta aquí no tengo ningún problema con Ricardo Raphael, ni con sus invitados, al contrario, supongo que son personas con las mejores intenciones, y tampoco tendría problemas con la idea del calentamiento global si tan sólo hubieran contestado la pregunta inicial, quitándole la ironía y haciéndola un tanto más sencilla:

¿Hay datos científicos que demuestren que las emisiones de CO2 provocadas por las actividades del hombre modifican, determinan o dañan los patrones climáticos de la Tierra, o no los hay?

Que alguien me corrija si me equivoco, pero el conocimiento científico no es algo que se sostenga por consenso, si no que está sustentado en un método con el que experimentando se obtienen resultados que confirman o desmienten una hipótesis formulada a partir de la observación de un fenómeno en particular, y no sólo eso, si no que todos los pasos del proceso pueden repetirse por cualquier persona interesada en el tema de estudio y lo más importante es que el conocimiento científico siempre puede ser confirmado, ampliado o desmentido a partir de más investigación, más observación o más experimentación.

Es este fundamento de la ciencia, en donde todo está sujeto a ser cuestionado, lo que diferencia al conocimiento científico de los dogmas de fe. Cuestionar un dogma de fe puede acarrearle a quien lo cuestiona rechazo, discriminación, hostilidad, y un montón de reacciones negativas de parte de quienes profesan el dogma en cuestión.

El asunto del CGA es un cuestionamiento científico, y no se necesita ser el abogado del diablo para plantear dudas sobre el tema, sobre todo tomando en cuenta la seriedad del mismo y lo radical de las acciones que plantean aquellos que piensan que el CGA está matando a la Tierra.

chimeneas1

Cambio Climático y Calentamiento Global Antropogénico (CGA)

Si imaginamos a la Tierra con su Luna, girando alrededor del sol, con los otros planetas que forman el sistema solar, e imaginamos al sistema solar dentro de la Vía Láctea, y así sucesivamente  a nuestro planeta dentro del universo, imaginando el milimétrico equilibrio con que todo parece estar ordenado para que la Tierra tenga las condiciones que tiene para dar hogar a la vida como la conocemos, son tantos los factores que intervienen en la conformación del clima, que entonces pensar que el clima es un fenómeno estático y que no está sujeto a variaciones, sería como pensar que la Tierra es plana.

Es un hecho que las condiciones climáticas en la Tierra han cambiado radicalmente a lo largo de los miles de años que tenemos habitándola como especie. Durante estos últimos miles de años, la Tierra ha gozado de una aparente estabilidad climática que nos ha permitido desarrollar una civilización, pero el clima en la Tierra nunca ha sido una constante y no tenemos porqué esperar que así lo sea, el clima va a cambiar.

La pregunta aquí es si las actividades del hombre, y específicamente, aquellas que tienen que ver con las emisiones de CO2 a la atmósfera, están poniendo en peligro, no sólo nuestro futuro como especie, si no el futuro de toda la vida en el planeta, vamos, ¿las variaciones en el clima que estamos viviendo, son parte de un proceso natural o somos responsables de ellas como especie?, vamos, ¿las condiciones climáticas en las que vivimos ahora son tan extremas y nunca antes las habíamos experimentado, no sólo nosotros, si no en general la vida en el planeta?

Me atrevo a decir que de alguna u otra forma, todos conocemos el argumento central del CGA, así es que tratando de no darle muchas vueltas, es más o menos así:

La ciencia está hecha, miles de científicos y expertos dedicados a la climatología en el mundo han llegado al siguiente consenso: nuestra civilización, a partir de la revolución industrial, se ha desarrollado gracias al consumo de hidrocarburos: gas, petróleo, carbón, etc. Estos combustibles al consumirse emiten CO2 (dióxido de carbono) a la atmósfera. El CO2 es un gas que contribuye al efecto de invernadero. El efecto invernadero es aquél en donde una capa de gases en la atmósfera permite el paso de los rayos solares pero evita que el calor que producen al rebotar con la corteza terrestre salga de nuestra atmósfera, provocando así un sobrecalentamiento del planeta y un sucesivo desequilibrio climático de carácter apocalíptico. El calor va a hacer que los polos se deshielen, subiendo el nivel del agua, inundaciones, tsunamis, los osos polares sin hogar, falta de alimentos, hambre, guerras, etc.

Normalmente quien afirma algo tiene la responsabilidad de aportar la evidencia que sostenga su dicho, y para hacerlo nos muestran gráficas de temperatura contra CO2, videos del supuesto derretimiento de glaciares, osos polares desamparados en el océano, escenas de chimeneas exhalando humo negro, congestionamientos viales, el sol, etc.

Pero ¿qué pasaría si la ciencia no estuviera del todo hecha, si los miles de científicos no fueran miles, no estuvieran todos dedicados a la climatología y no hubieran llegado a ningún consenso? Y, suponiendo que en efecto hay miles de científicos que llegaron a ese consenso, ¿qué pasaría si hubiera otros miles de científicos y expertos con otras opiniones? ¿Y qué pasaría si el CO2 no fuera el principal gas de efecto invernadero, e incluso qué pasaría si este gas fuera indispensable para el desarrollo de la vida? ¿Qué pasaría si el estado actual del clima tuviera otra explicación en la que el consumo de hidrocarburos no fuera un factor determinante? ¿Qué pasaría si la actual tendencia del clima fuera todo lo contrario, y en lugar de estar viviendo un período de calentamiento estuviéramos iniciando un período de enfriamiento?

Y entre tantas preguntas… ¿Ultimadamente quién está promoviendo la idea del CGA…? ¿Quiénes son estos científicos y expertos…? ¿Dónde están los datos que los llevaron a asegurar que está pasando lo que ellos dicen que está pasando…? ¿Qué implicaciones económicas y sociales tiene para nuestra civilización adoptar las medidas que sugiere esta gente para prevenir el apocalipsis climático? ¿Somos responsables de la muerte del planeta? Carajo, yo ya me siento culpable por haber comprado un foco de luz incandescente porque un foco ahorrador me salía diez veces más caro… Y entonces…….

 

fuego1

¡CLIMATEGATE!

Hablando de anglicismos, hemos aprendido que toda palabra rematada con el sufijo “gate” descubre una trampa, un fraude o un escándalo de algún tipo.

Es muy, ¡MUY! Probable que quien esté leyendo esto haya escuchado muy poco, si no es que nada sobre este asunto, yo estaba poniendo atención, esperando el momento en el que la bomba explotara en los medios de comunicación y lo que alcancé a escuchar fue muy poco… pero lo que informaban en esos tiempos era algo más o menos así:

Faltando unas cuantas semanas para la cumbre climática en Copenhague, unos “hackers”, a quienes no se ha identificado, se metieron ilegalmente al servidor de la oficina de estudios climáticos de la Universidad de East Anglia en Inglaterra, y filtraron a “la red” el contenido de los correos electrónicos personales de los investigadores que ahí trabajan… una actitud reprobable desde cualquier perspectiva que se le quiera ver

Pero en los medios alternativos… si, en “la red”, los locos, los detractores, los amantes de las conspiraciones y el grupo de los científicos escépticos, no daban crédito de la magnitud de la información que se había revelado.

Así es que más allá del supuesto hecho del hackeo al servidor de la Universidad de East Anglia, enfocando la atención a la información y en las palabras de Alejandro Calvillo: “No sé… A mí me gustaría… señalar un poco…. el origen de esa divergencia a nivel internacional…”

Pero antes de meternos a la información y como una forma de entrar en contexto, ¿qué puede haber en los correos personales de unos investigadores en una universidad en Londres que pueda escandalizar a toda la comunidad dedicada al estudio del clima y que, a la larga, hiciera fracasar la agenda política centrada en el CGA, planteada para la cumbre en Copenhague?

¿Por dónde empezar?

La Unidad de Investigación Climática, CRU por sus siglas en inglés (Climate Research Unit), ubicada en la Universidad de East Anglia, no es precisamente un órgano académico de la Universidad.

En el CRU se concentra gran parte de la información sobre clima y temperatura en el mundo, se analiza y los resultados que de ahí salen son la principal fuente de información con la que el IPCC (Intercontinental Panel on Climate Change), si, el Panel Intercontinental de Cambio Climático, el organismo al que hacía mención Alejandro Calvillo como el mayor esfuerzo científico que ha visto la humanidad hasta el momento, forma sus criterios.

El IPCC, un organismo de las Naciones Unidas, ha impulsado la postura del CGA basándose, en gran media, en los resultados y modelos generados por el CRU.

Freadom of Information Laws (Leyes de Libre Información)

Nadie se ha hecho responsable de haber “hackeado” el servidor del CRU, tampoco nadie ha demostrado que eso es lo que pasó, al contrario, quienes dieron a conocer estos correos tuvieron el cuidado de tachar la información personal de los involucrados, cuestiones como teléfonos y direcciones electrónicas. Detalles como el anterior hacen pensar a muchos que la información, más que robada, fue filtrada por alguien involucrado, y la razón es la siguiente:

Steve McIntyre (Climate Audit), uno de los “científicos escépticos”, cuestionando la investigación realizada en el CRU, solicitó bajo las leyes de libertad de información en Inglaterra, que es algo así como el IFAI aquí en México, los datos con los que hicieron sus investigaciones y los registros de la comunicación por correo electrónico que estuvieran relacionados con el tema, los científicos responsables de compartir la información se negaron a hacerlo y casualmente esa es la información que salió a la luz pública.

En estos correos están involucrados los miembros de la elite del movimiento del Calentamiento Global, tanto en Inglaterra como en EUA. Seguramente si googlean “climategate” van a encontrar muchas páginas reseñando más a fondo el contenido de los correos, pero a grandes rasgos el asunto es así:

Los correos revelan como los involucrados (Phil Jones, directror del CRU, Mick Kelly, Keith Briffa, Michael Mann, autor de la gráfica del palo de hockey, la famosa gráfica en la que se han apoyado todos para demostrar cómo después de un periodo en el que la temperatura global bajó, la misma ha aumentado dramáticamente en los últimos diez años, Ben Santer y James Hanssen, el mismísimo asesor de Al Gore, entre otros) discuten y planean cómo manipular los datos sobre las temperaturas globales para confirmar la supuesta tendencia de un calentamiento global, plantean la forma en la que hay que desacreditar a los escépticos, explorando la posibilidad de boicotear las publicaciones que los tomen en serio, ocultar los datos que indiquen una tendencia contraria, y, entre otras cosas más, la forma en la que, con tal de no compartir su información con los escépticos, están dispuestos a destruirla.

En resumen, si la ciencia que sustenta la teoría del Calentamiento Global Antropogénico está mal hecha, entonces ¿podemos asegurar que el CGA está ocurriendo? Y ¿Tenemos que aplicar medidas urgentes para solucionar algo que no sabemos bien a bien si está pasando?

 

fuego2

COP 16, México 2010

Bajo este clima de escándalo climático, en diciembre la ONU llevó a cabo el COP 15, la cumbre sobre cambio climático en Copenhague.

No fue ninguna sorpresa que la cumbre resultara  un fracaso, maquillado por los medios, claro.

No sólo no lograron los países asistentes firmar un tratado que sustituyera al protocolo de Kioto, sobre la reducción de emisiones contaminantes, si no que por una filtración de un documento, hasta entonces secreto, en donde las restricciones a los países del tercer mundo eran tan severas, si no es que hasta más severas, que las que se proponían para las economías consolidadas, los países africanos se levantaron de la mesa y se negaron a firmar acuerdo alguno.

Lo que nos lleva al problema del 2010: Aunque Al Gore y sus simpatizantes, están convocando a una reunión urgente en junio para concretar la agenda que fracasó en Copenhague, todo parece indicar que la siguiente cumbre climática va a ser aquí en México, el próximo diciembre.

Estado fallido…, tiránico…, corrupto…, narco estado…, Bannana Republic… (osea, república bananera…)

No importa lo que piensen en el mundo de nosotros, e importa menos lo que pueda estar pasando aquí adentro, los mexicanos somos buenos anfitriones y nos esmeramos siempre por mostrarle nuestra mejor cara a nuestros amigos.

Por muy a la derecha que esté Felipe Calderón, y por muy a la izquierda que esté Marcelo Ebrard, resulta de lo más curioso que ambos coincidan al centro de la política ambiental de las Naciones Unidas, y así, mientras al primero lo veíamos tomándose la foto con el mundo en sus manos, al segundo lo veíamos en el pelotón de funcionarios en bicicleta.

izquierdaderecha

Por lo mismo me resulta extraño que para el COP 16 no hayan escogido La Cd. De México como sede.  Ya sea porque últimamente todo le sale bien a Ebrard y una cumbre climática exitosa en La Cd. De México lo haría un candidato a la presidencia más peligroso de lo que ya es (en mi opinión él va a ser el siguiente en ocupar “La Grande”), o será porque estratégicamente Cancún es un lugar más alejado del centro político del país, pero la siguiente cumbre climática va a ser ahí, en Cancún.

Como quiera que sea, no estamos hablando de unas olimpiadas, ni de un mundial de futbol… estamos hablando de la oportunidad histórica de ser el presidente del país en donde se concrete el tratado internacional que salve al mundo de su destrucción. Y tampoco importa lo desacreditados que estén los argumentos científicos que sustentan el CGA, lo importante es ir calentando el ambiente para que la reunión sea un éxito, y por lo pronto, en Davos, Suiza, en el Foro Económico Mundial, nuestro presidente Felipe Calderón ya se aventó la siguiente declaración:

El mundo está enfermo y hay que curarlo ya…

Ahora tenemos que pagar el precio para sanar a nuestro mundo o a la larga tendremos que pagar un costo mucho mayor.

El costo de no hacer nada respecto al cambio climático sería mucho más alto que tomar una acción en este momento.

Estamos en un momento en el que existen oportunidades económicas de crear empleos con energía renovable por ejemplo, o programas de reforestación como en el caso de Haití uno de los países con más problemas de deforestación.”

fin

Conclusiones

La polémica sobre la teoría del calentamiento global producido por el hombre no está resuelta, es más, si me apuran un poco, yo me inclino a pensar que las actividades del hombre no están provocando un colapso climático.

El problema puede ser sólo de desinformación, y personas como Felipe Calderón, Marcelo Ebrard, Alejandro Calvillo y Ricardo Raphael (quien, después de escucharlo expresar su más objetiva opinión sobre el escándalo que el año pasado protagonizó su tío el ex presidente Miguel de la Madrid, se ganó todo mi respeto) tienen la genuina intención de mejorar este mundo, pero cuando se impulsan políticas de estado basadas en datos que pueden no ser ciertos, uno se empieza a preocupar, y como ejemplo aquí está este link al Programa Especial de Cambio Climático 2009-2012, en él se plantean objetivos y medidas para mitigar el impacto del calentamiento global para México, lo interesante es que en el Anexo 1 del documento aparecen, a manera de antecedentes, las investigaciones del Panel Intercontinental de Cambio Climático.

Como consecuencia de todo este escándalo climático, ¿no valdría la pena revisar el anterior programa para actualizarlo y ubicarlo dentro del contexto que hoy vivimos?

Si es la opinión de alguien que el que está terriblemente desinformado soy yo, con todo gusto estoy dispuesto a recibir la información que necesito conocer.

Quiero aclarar que no tengo nada en contra del mejoramiento del medio ambiente, pienso que el desarrollo sustentable es muy posible, lo que me tiene un poco incómodo es la perspectiva dogmática que muchas personas han desarrollado al respecto del CGA.

Por si las dudas dejo aquí un link a la página que aclaró mi perspectiva sobre el tema, la página se llama petitionproject.org y en ella hay toda una explicación de las opiniones de los científicos escépticos junto con una invitación a que, si tu tienes alguna especialidad en la materia y te identificas con lo expuesto en la página, firmes una petición para frenar la política basada en el CGA, lo importante es que por ahí hay un pdf con toda la información en español.

Gracias por leer, Dan.

Like this Article? Share it!

About The Author

Dan

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>